Blog sobre alimentación, deporte y salud

Grasas Saturadas e Insaturadas, ¿cómo nos afectan?

Grasas saturadas e insaturadas

Cada vez que escuchamos la palabra Grasa tendemos a verla como algo negativo, y nada más lejos de la realidad. Las grasas son necesarias, solo que hemos de saber diferenciarlas. Como cualquier otro alimento, los que contienen grasa aportan nutrientes que nuestro organismo necesita para vivir. Sería como decir que se trata del combustible que nos permite accionar el mecanismo de nuestro cuerpo, las necesitamos para movernos.

Grasas Insaturadas

Cuando requerimos de un esfuerzo extraordinario, nuestro cuerpo tiende a consumir energía de los azúcares y ciertos tipos de grasas más activas y menos estables. A este tipo se las denomina Insaturadas, las cuales se caracterizan por durar muy poco tiempo en nuestro organismo, se estima que días, e incluso horas.

Este tipo suele presentarse en forma líquida a temperatura ambiente, por eso que su presentación más común sea en forma de aceites. Y la razón por la que a veces las denominamos grasas buenas es porque controlan los niveles del colesterol alto y las enfermedades relacionadas con el corazón.

Grasas Monoinsaturadas

TIPOS DE GRASAS INSATURADAS

Dentro de las insaturadas, se pueden encontrar:

· Monoinsaturadas

Las Monoinsaturadas son un tipo de lípidos que al enfriarse espesan un poco más, como es el caso del aceite de oliva. Podemos encontrarlas en aceitunas, aguacates o frutos secos como las almendras, los cacahuetes y avellanas.

· Poliinsaturadas

Las Poliinsaturadas siguen manteniéndose líquidas al enfriarse, como es el caso de los aceites de pescado, de girasol o de soja. Podemos localizarlas en pescados azules como el atún, el salmón, la caballa, la sardina o las anchoas.
Grasas Poliinsaturadas

Grasas Saturadas

Por su parte, las Saturadas son aquellas que pueden almacenarse por más tiempo sin volverse rancias (de ahí que se utilice tanto en la elaboración de alimentos a nivel industrial, puesto que permite que la duración de éstos se prolongue por más tiempo, además de proporcionar más sabor). Como contrapartida, estas grasas menos activas, pero sí más estables y duraderas, se almacenan mejor en nuestro organismo con la finalidad de servir de despensa para tiempos de menos actividad, normalmente relacionados con tiempos invernales y por consiguiente, de más hambre. Se interpreta de esto que la naturaleza es sabia y sabe que ha de guardar nutrientes para cuando sea más difícil encontrar alimentos. Si a su consumo le unimos ciertos hábitos de sedentarismo, nuestro organismo interpreta que ha de gastar menos energía para no acabar con la despensa a la que antes hacíamos referencia. Se trata de un ácido graso ya procesado que el organismo no tiene la cualidad de transformar, sino que tiende a acumular acabando por obstruir las arterias y generando problemas en el sistema circulatorio.

Grasas SaturadasEstos lípidos están presentes en las carnes rojas, los lácteos y sus derivados. A temperatura ambiente se presentan sólidas y son las responsables, en consumo excesivo, de los niveles altos de colesterol, la obesidad, enfermedades del corazón, las arterias y presión alta.

Ácidos Grasos Trans

Por último, podemos citar también los Ácidos Grasos Trans, que son un tipo de ácidos grasos insaturados sometidos a un proceso de Hidrogenación, como ocurre con la producción de margarinas, donde se toman aceites vegetales y se hidrogenan con el fin de solidificarlos. Suelen estar presentes en alimentos relacionados con las comidas rápidas, la bollería industrial, en los alimentos procesados y en fritos. Ácidos Grasos TransEl consumo excesivo de este tipo de alimentos puede fomentar los problemas de sobrepeso en la población general y propiciar el preocupante aumento de la obesidad infantil. Según estudios recientes, son los responsables de muchas enfermedades cardiovasculares, la diabetes e incluso se asocian con el mayor riesgo de desarrollo de algunos cánceres.

Grasas buenas y malas. ¿Qué se recomienda?

En primer lugar, aprender a distinguir los distintos tipos de lípidos y saber en qué alimentos se encuentran los diversos ácidos grasos. Una vez hecho esto, consumirlas en función al tipo de vida que llevamos, pues no es lo mismo la alimentación que necesita un niño en edad de crecimiento, que las necesidades de una persona joven que hace deporte a diario o trabaja haciendo esfuerzo físico, o los aportes nutricionales que va a consumir una persona adulta con hábitos sedentarios. Para mantenernos en forma y llevar una dieta equilibrada, nuestra alimentación debe incluir más alimentos ricos en ácidos grasos insaturados que saturados, puesto que, además de necesarios, son más saludables y ayudan a eliminar las reservas de compuestos grasos malos y a controlar los niveles de colesterol en sangre, mejorando de esta manera la salud de las arterias y fomentando una buena circulación sanguínea. Además, cada día se recomienda, al menos, andar unos treinta minutos, ya que como exponíamos anteriormente, si nuestro cuerpo interpreta que existe letargo, por naturaleza tiende a gastar menos energía almacenando elementos grasos innecesarios.

Deja tu Valoración
Grasas Saturadas e Insaturadas, ¿cómo nos afectan?
Total 3 | Valoración media 4.7 de 5

8 Comentarios
  1. Maria-Reply
    12 abril, 2013 at 9:14

    Fantástico artículo, es importante saber lo que comemos y en qué medidas.
    Gracias por la información!
    Saludos al equipo!

  2. celestino-Reply
    12 enero, 2014 at 11:39

    Esto es tan acertado en su aplicación, , me refiero a saber alimentarse que seriamos menos consumidores de fármacos, se debería impartir como otra enseñanza desde 1º de escolar, la educación alimentaria es como mantenerse en forma, para poder rendir en todos los campos,
    y lo mas importante es uno mismo.

  3. Álvarez-Reply
    8 febrero, 2016 at 14:47

    Me parece muy importante tener ciertos conocimientos de nutrición para saber diferenciar los distintos elementos, ser capaces de leer y entender las etiquetas de los alimentos y poder llevar una alimentación más saludable. Coincido con la opinión del comentario anterior: deberían ser conocimientos que se impartan en el colegio. Seguramente sería una buena forma de que desde pequeños los niños sean capaces de identificar qué alimentos son buenos para su salud y evitar problemas como la obesidad infantil u otros trastornos alimentarios.

  4. RPC-Reply
    24 mayo, 2016 at 18:00

    Gracias por el artículo. Me ha sido muy útil porque necesitaba saber qué alimentos son de cada tipo.

  5. L. Olmedo-Reply
    10 octubre, 2016 at 13:26

    Buen post. Como sugerencia estaría bien que pongáis también algunas recetas saludables y que sean buenas para bajar el colesterol. Saludos

  6. alberto-Reply
    9 diciembre, 2016 at 21:05

    Buscaba las diferencias entre las distintas clases. Esta información me sirvió de ayuda. Gracias!!

  7. Ana M.-Reply
    22 enero, 2017 at 19:07

    Información interesante y de interés no solo para personas con sobrepeso, también para aquellas que tienen colesterol alto o que deben controlar los trigliceridos.

  8. Miguel Romero-Reply
    26 septiembre, 2017 at 20:07

    Gracias por la aportación.
    El artículo es conciso, pero explica de forma muy clara los diferentes tipos y cómo nos afectan. Me ha gustado mucho.

AÑADIR UN COMENTARIOAñade un comentario

PRIVACIDAD Y CONDICIONES | GLOSARIO | BLOG

Centro Formación Nacional - Pymes Plataforma Comercial SL. Sociedad inscrita en el Registro Mercantil de Málaga: tomo 4570 folio 38
Inscripción 1ª Sección 6 Hoja 153.
Teléfono:  952 089 824
info@manipulador-de-alimentos.es
WhatsApp:  652 079 427
Síguenos en: