Manipulador de Alimentos
Manipulador de Alimentos

Definición de Manipuladores de Alimentos


Se define a los Manipuladores de Alimentos como todas aquellas personas que durante su actividad laboral establecen contacto directo con alimentos o con algún producto destinado a la alimentación. Este contacto puede producirse durante las diversas fases de preparación, fabricación, transformación, elaboración, envasado, almacenamiento, transporte, distribución, venta, suministro y servicio.

El concepto de manipulación de alto riesgo comprende a aquellos trabajadores cuyas prácticas pueden ser determinantes en relación con la seguridad alimentaria y la salubridad para los consumidores y usuarios. Entre este tipo de trabajadores, podemos destacar a quienes pertenecen a los siguientes sectores de actividad:
  • - Restauración colectiva.
  • - Elaboración de productos de pastelería, bollería y repostería.
  • - Preparación y producción de quesos.
  • - Elaboración de productos lácteos con leche obtenida sin tratamiento térmico.
  • - Elaboración de carnes picadas y preparados a base de carne.


Formación de Alto Riesgo

En términos generales, consideramos operadores de mayor riesgo a aquellas personas que en el desarrollo de su actividad manipulen alimentos no envasados, frente a aquellos que solo tengan contacto con productos envasados.

Este tipo de manipulación exige un especial cuidado en los hábitos de higiene y el cumplimiento de unos requisitos específicos para proteger la seguridad alimentaria, por ello es de especial importancia recibir una formación adecuada. El personal deberá superar el curso correspondiente y tras aprobar el cuestionario de evaluación, recibirán el carnet + certificado de Alto Riesgo que servirá para acreditar los conocimientos recibidos.

Dentro del programa formativo se recogen los requisitos y medidas higiénico sanitarias que son fundamentales para el buen desarrollo de la actividad de la empresa alimentaria. Estos requisitos se refieren tanto a las instalaciones y equipos como a los lugares de trabajo y a las tareas propias de las distintas actividades y sectores. Además, se hace especial hincapié en lo referido a la higiene del propio personal. Todo ello pensando siempre en el objetivo final de garantizar la calidad y la seguridad para los consumidores.




Compartir en