Manipulador de Alimentos
Manipulador de Alimentos

Deberes de Empresas de Alimentación y de los Manipuladores


Los Deberes de las Empresas


Las empresas, pertenecientes a cualquier sector, que estén relacionadas con la alimentación deberán garantizar que todos aquellos empleados que en sus funciones tengan contacto directo con algún tipo de alimento, dispongan de unos conocimientos adecuados en materia de seguridad e higiene alimentaria, en función de la actividad laboral que desempeñen.

Se deberá incluir el programa de formación sobre manipulación alimentaria en el Plan de análisis de peligros y puntos de control crítico junto con un código de prácticas higiénicas correctas.



Los Deberes de los Manipuladores


Por su parte, el personal que manipula algún tipo de alimento tiene la responsabilidad de respetar y proteger la salud del consumidor por medio de una manipulación cuidadosa, en base a lo cual deberá:
  • Recibir formación sobre seguridad e higiene alimentaria, conforme a requisitos específicos de su actividad
  • Acreditar documentalmente su Certificado de Formación. En el caso de los de mayor riesgo, será el certificado correspondiente al Curso de Alto Riesgo
  • Adquirir conocimientos del manejo de alimentos y desarrollar actitudes de conducta personal que beneficien su función.
  • Incrementar el sentido de responsabilidad hacia las demás personas por la trascendencia del servicio que prestan.
  • Según el Reglamento (CE) nº 852/2004 las personas con actividades en las que se manipulan productos alimenticios deben recibir una formación continuada, siendo obligación de las empresas incluir la actualización periódica de sus conocimientos en los Planes Formativos en materia de Seguridad e Higiene Alimentaria.



Responsabilidad conjunta


Tanto por parte de la empresa como de los trabajadores debe adquirirse el sentido de la responsabilidad que implica la actividad que desarrollan. Debido a la condición de productos para el consumo humano, la pérdida de garantías en calidad o las malas prácticas higiénicas, pueden conllevar un alto riesgo para la población y se pueden causar graves incidencias si alguno de los agentes que interactuan en el proceso deja de extremar las precauciones o desatiende las medidas de prevención necesarias. En este sentido, se entiende el caracter obligatorio de la formación de estos trabajadores, dado que comprende conocimientos imprescindibles para garantizar el adecuado desarrollo de sus actividades.






Compartir en